martes, mayo 08, 2018

No cierro los ojos...




Desde que nos hemos separado sé que no puedes descansar tranquilo, que tu aparente firmeza oculta el miedo a la nada, que cuando caminas de modo aparentemente despreocupado en realidad lo haces con miedo porque temes que te falle el suelo bajo los pies. Me han contado que cuando te abandonas en brazos de otra persona ya no te atreves a cerrar los ojos cuando la besas, que lo haces con los ojos bien abiertos porque, si los cierras, aparezco yo.



   



Sé que lo que me han contado es verdad porque experimento las mismas sensaciones. Cuando me levanto mi cama, esta parece el escenario de un campo de batalla, las sabanas estrujadas por la pelea a la que las ha sometido mi cuerpo inquieto y cuando me dirijo al baño para darme una ducha con la que aclarar la confusión en que la que nada mi mente temo que las baldosas del suelo vayan a emprender un baile enloquecido que me impida llegar a mi destino.






Y no he vuelto a besar a nadie, pero te aseguro que tampoco puedo cerrar los ojos pues, en cuanto lo hago, estás junto a mi y no puedo soportar la desilusión de verte esfumar en cuanto los abro. De ahí el martirio de cada noche cuando los cierro con idea de dormir pues entonces tu presencia se hace insufrible. Si los cierro con ánimo de descansar, estás ahí y no poder tocarte se vuelve insufrible, pero es peor si los mantengo abiertos porque se hace imposible que pueda conciliar el sueño. Y en esta pelea me debato hasta que el cansancio me rinde y duermo pero no descanso.
Noche tras noche, día tras día no cierro los ojos...






 

sábado, abril 21, 2018

Milán cinco noches, cuatro días





Volamos de Alicante a Bérgamo con la tan odiosa como frecuentada compañía Ryanair. El vuelo reunió todas las características ya sufridas por todos, así que no me explayo. Llegamos a primera hora de la tarde al aeropuerto de Bérgamo, pequeño y cómodo y, nada más salir al exterior están los transfer hacia Milán. 5 euros el trayecto. No es preciso reservar pues la oferta de compañías es muy amplia y todas cobran lo mismo. La llegada en Milán puede ser a la estación Central o a la de Cadorna y conviene saber con antelación cual es más conveniente de acuerdo al alojamiento planeado para evitar rodeos, como en nuestro caso.








viernes, marzo 30, 2018

El insomnio

He leído no sé donde que, según cuentan las leyendas de viejas, cuando una persona no logra conciliar el sueño es porque en esos momentos esta participando en el sueño de otra persona que está soñando con él. Esta noche me he desvelado sin ningún motivo que lo justifique, el tiempo pasa y el sueño no llega, pero me siento tranquilo. Nunca me ha desazonado el despertarme pronto o dormirme tarde. La cama es un refugio cálido y amable, pegado a mi siento el calor de la persona con la que he compartido toda la vida y ese contacto y ese calor me dan confianza y serenidad.



sábado, marzo 10, 2018

la fiebre

Estaba tan tranquilo en el sofá del cuarto de estar, luchando con el sueño mientras intentaba leer una novela de Millás cuando un fuerte viento se levantó sacudiendo los cuarterones de las ventanas. Me espabilé al punto, porque el aire me da mucho respeto y vi a través de la ventana que el cielo se había puesto negro, de ese negro amenazador que encierra toda la lluvia del mundo en sus entrañas. Pensé que tendría que levantarme para sujetar las contraventanas y, no sé como, recordé que el tendedero del patio estaba lleno de ropa limpia y seguro que ya seca. Sacudí la pereza, levanté el culo del sillón y salí al patio con idea de recoger la colada. De pronto, una ráfaga de viento, hizo que una sábana me azotase la cara y, con ello, me llegó el aroma a ropa limpia. Como  si se tratase de la magdalena de Proust, no sé bien por que asociación de ideas, ese olor despertó en mi el recuerdo de cuando era niño y tenía fiebre.




sábado, febrero 24, 2018

17 días en la Grecia Peninsular. IV y final

Día 14
El amanecer en Delfos fue tan bello como el atardecer anterior. La vista desde la terraza del hotel, algo impresionante. El comedor estaba atestado de jóvenes armando bulla y peleándose por los dulces del bufete. Esta es una ciudad eminentemente turística y a las ocho de la mañana las calles eran un hervidero de gente. 





domingo, febrero 18, 2018

17 días en la Grecia Peninsular. III

Día 10
Amanecer muy hermoso con  el mar al fondo en Monemvasia, pura postal  Bajamos a desayunar y al pie de la escalera nos esperaba sonriendo la dueña del hotel que nos atendió de nuevo como una madre solícita revoloteando todo el tiempo alrededor de la mesa ofreciendo comida. Al marcharnos nos quiso dar comida caliente para el camino y, como le dijimos que no era necesario, apareció con una botella de vino de la zona en la mano y su " paracalooooooooo " bailándole en la boca.
Tomamos por una carretera , primero pegada al mar y después a través de la montaña en una sucesión de curvas y más curvas, hasta llegar a la ciudad de Gytheio, la entrada a la península de Mani. Un hermoso paseo a lo largo del puerto con casas coloniales llenas de colorido. 




domingo, febrero 11, 2018

17 días en la Grecia Peninsular. II

Día 6
Esa mañana madrugamos para recoger el coche alquilado con el que hacer el recorrido planeado por Grecia continental. Contratamos una furgoneta Nissan NV200, pues, a pesar de ser solo tres personas, su maletero es lo suficientemente grande como para llevar todo el equipaje, en especial pensando en la seguridad de las paradas intermedias. Muy cerca del metro de Acrópolis en dirección al arco de Adriano están concentradas todas las agencias de alquiler, aunque nosotros ya lo habíamos concertado por internet con " Caldera ", una subcontrata de Europcar. Un consejo: revisar bien lo que se firma, pues a nosotros nos entregaron el coche casi sin combustible a pesar de haber contratado el vehículo con el depósito lleno. No es por el posible engaño económico, pero ponerse a circular  de pronto en una ciudad tan caótica como es Atenas con el miedo a quedarte colgado sin gasolina, no veas que morbo da a la marcha.