miércoles, octubre 24, 2012

POLONIA IV. EL PAIS DEL LADRILLO DE GALLETILLA

Al día siguiente salimos muy temprano porque la jornada pretendíamos que fuese apretada, con un par de paradas intermedias hasta llegar a GDANSK. La distancia total de unos 300 km. hacía preveer unas seis horas del viaje al menos, sin pensar en las paradas, así que gran parte de la jornada nos la pasaríamos en la carretera.





La primera parada la hicimos en TORUN, una ciudad medieval patrimonio de la Unesco situada a orillas del Vístula. Produce una emoción especial cuando te encuentras en la realidad frente a nombres míticos que había estudiado allá de niño en las enciclopedias: El Vístula, el Oder, la Pomerania...




El aparcamiento está situado a las afueras de la ciudad, bajo un imponente puente de hierro que cruza el río. Cuando llegamos  el día estaba nublado, pero cuando cesaba la lluvia y salía el sol, este el sol calentaba con fuerza.






La ciudad vieja está situada en lo alto de una colina que baja suavemente hasta los márgenes del río Vístula que, a pesar de ser a mediados de septembre, llevaba mucho caudal. Fundada por los míticos Caballeros Teutónicos, ha sido declarada patrimonio de la Unesco y es que , como dice Félix, " si no es patrimonio, ni nos paramos a catarla".  Cercada en su casi totalidad por unas antiguas murallas de ladrillos, tiene  con varias puertas de acceso. Entramos al Stare Miasto por la Puerta de los Navegantes que se comunica por la Ulica Zeglarska con el centro de la ciudad.


En esta ciudad nació Copérnico y todo en ella gira en torno a su memoria. Clérigo del siglo XV,  como auténtico hombre renacentista se dedicó a múltiples actividades entre las cuales la astronomía fue una más, apenas un divertimento entre sus dedicaciones. A él se debe la teoría heliocéntrica, ya sabes, el sol como centro del universo, alrededor del cual giramos todos ( con esta nota cultureta te evito mirar el wikipedia ). Por cierto, su biblioteca está actrualmente en una universidad inglesa, pues todos sabemos que Polonia antes, en medio y tras tras la segunda guerra mundial fue masacrada, repartida y saqueada por todos.




Muy cerca de la entrada a la ciudad se encuentra la casa natal de Copérnico y por todas las calles que recorremos se contemplan una maravilla de edificios góticos construidos en ladrillo, ante la escasez de piedra que había en Polonia.
Otra anécdota cultureta: los supuestos restos de Copérnico encontrados hace unos años pudieron identificarse como suyos pues el ADN de los huesos coincidió con el de un pelo abandonado entre las páginas de un manuscrito. Pero yo me digo, ¿ como se sabía que el pelo ese era suyo ?.


La primera parada es en la hermosa catedral de los santos Juanes, una maravilla del gótico construida en ladrillo como la inmensa mayoría de los edificios de la ciudad. Es de los pocos sitios donde cobran por hacer fotos, su interior se encuentra en obras, pero los andamios y los plásticos no pueden ocultar la belleza y grandiosidad de las naves.




Al desembocar en la plaza del mercado se da uno de bruces con la imponente mole del ayuntamiento, dicen que tal vez el edificio civil más bello de Polonia, pero la verdad es que impresiona su planta cuadrada de estilo ojival flamígero. En un ángulo, una alta torre domina toda la plaza y en su interior hay un hermoso patio cuadrado. A pesar de la lluvia nos paseamos comiendo un enorme helado que nos supo a gloria apesar de que Alfonso comentase que no eran como los de Alicante....













En una calle lateral se encuentra la iglesia de la Asunción a la que se accede tras un precioso portal. Tambien de estilo gótico, en su interior sus tres naves alcanzan una gran altura y son de gran belleza. Una curiosidad. Se estaba celebrando un funeral. En las bancadas de la derecha había docenas de personas. En las de la izquierda solo un par. Juraría que se mezclaban miradas de inquina entre ambos bandos.






Nos sentamos un rato en un café para tomar el consabido capuccino de media mañana y descansar un rato mientras mirábamos el ajetreo de gente en la plaza. Y de paso, resguardarnos de la lluvia que arreciaba en ese momento.






Y seguimos camino. En el asiento trasero del coche, para matar el tiempo, aparte de disparar fotos en marcha que luego sabía tendría que borrar, me dedicaba a rastrear la guía para buscar algún punto intermedio interesante.




Y propuse un cambio para seguir en dirección a MALBORK, ciudad prevista inicialmente para unos días despues pero, al coincidir la vista programada en lunes, vi que el castillo se cerraba ese día, así que variamos el plan.
Así que cambiamos el rumbo, aunque el navegador no estuvo my conforme pues se empecinaba en llevarnos en dirección contraria, al no reconocer las nuevas carreteras. Al final recurrimos al plano y nos fue sencillo llegar.
Aparcamos en la ciudad nueva y tras un corto paseo llegamos a una colina en la cual hay una hermosa iglesia y desde la cual se divisa el castillo con el río a su costado. Y como en cada ciudad que visitamos, independientemente del día de la semana que sea,
nos encontramos con la correspondiente pareja de novios haciéndose el reportaje fotográfico.




El castillo de los caballeros teutónicos es de mitad del siglo XIII y ocupa una enorme extensión y en la actualidad todavía siguen reconstruyendo partes del mismo, así que cuando se complete la reconstrucción ha de ser impresionante. En la parte sur se están añadiendo nuevos lienzos de muralla y edificaciones de acuerdo a la estructura original.


 
Totalmente construido en ladrillo rojo, el Zamek es una verdadera ciudad rodeado por una doble muralla y un foso vacío en la actualidad, uno en el exterior y otro entre las dos murallas. La edificación se asienta en una llanura al lado del río Nogal y en contra de lo habitual, la ciudad ocupa la colina y el castillo se situa en el llano.
Aunque los días anteriores habíamos usado el vídeo del móvil para filmar algunos de los lugares visitados, descubrimos la existencia del mismo como elemento divertido, al filmarnos a nosotros mismos. Para Félix digamos que fue un flechazo y se aficionó tanto a este juego, que todos los días hicimos uno o varios vídeos con los que atosigábamos a los amigos a través del Whast App. Viva la tecnología.



video
 
La entrada al recinto es a través del portón de acceso con el reglamentario rastrillo de rejas para impedir la entrada de las hordas invasoras. Desemboca en un gran patio en cuesta que lleva a las diversas dependencias del castillo.
 
 


Recorrimos todo el interior del recinto, que es enorme y que se puede visitar en su práctica totalidad, a excepción de la iglesia que está en obras. El símbolo de los caballeros teutónicos es el pelícano, cuya imagen está representada por muchos sitios y que abre con su pico sus entrañas para alimentar a sus crías. La visita a través de pasadizos y patios está bien señalizada para no perderse detalle.







A pesar de que en la guía se informa de que el recinto se cierra a las siete, de pronto hubo el momento pánico pues al volver al patio central habían desaparecido los turistas y las tiendas estaban cerradas, a pesar de ser solo las cuatro de la tarde. Tan solo otra pareja de despistados y nosotros permanecíamos en el interior y al intentar abrir las dos puertas señaladas como " salida ", nos encontramos que estaban cerradas.




Miramos por las ventanas al interior de las tiendas y no se veía nadie. Ya me imaginaba durmiendo toda la noche al raso pero, al final de un largo pasillo descubrimos que había un portón con la puerta entreabierta. Menudo alivio al salir.
Dimos un paseo para bordear el castillo por fuera y cruzamos un puente desde el que se ve la inmensa estructura del castillo al otro lado del río.








Y vuelta al coche para terminar la ruta del día.  Aunque faltaban pocos kilómetros para acabar la etapa, se puso a llover con fuerza. Menos mal que llegamos a una autovía, pero hay que ver lo mal que conducen estos polacos.



 
 
 
 
 
 
Entramos en GDNASK al final de la tarde, a través de la zona industrial que parecía un fondo para " Blade Runner ". Sin problemas, san Tonton nos llevo sin problemas a la entrada del Hotel Scandik en plena zona antigua, frente a la estación del ferrocarril y la primera impresión de la ciudad fue estupenda. Pero eso será la próxima entrega.
 



Pröximo capítulo: POLONIA. V. EN EL BALTICO, PERO NO TANTO.

2 comentarios:

xaby dijo...

Desde un PC se puede reproducir el vídeo, en cambio desde el iPhone ,, ooohhh ggrrrrr adsgañgjañlgj
Está bien eso que vayas cambiando de formato y añadiendo nuevos contenidos.
La historia que destaca aquí es el Zamek ... No me ha quedado claro si el horario era ése o si os equivocastéis. ¿Qué hubiera pasado si os quedáis encerrados? Bueno, como se visita todo hubierais podido elegir la habitación del caballero teutónico superior en jefe ... o las alcobas con camastros del resto, si hace frío os metéis en el horno de la cocina o sobre la moqueta del salón ... joooooo, qué pena! Qué aventua!

cal_2 dijo...

el horario oficial era hasta las siete...cerraron antes, vaya usted a saber por que...y con el ansia de salir y nuestro desconocimiento del polaco, como para indagar....Y me temo que nos tocaría dormir sobre el duro suelo. Pero no fue ai.