jueves, enero 13, 2011

Guisqui con jamon


" Ni en nochebuena respetas a la familia, desgraciado, más que desgraciado, todas las noches tienes que salir con los amigochos y a nosotros que nos parta un rayo". Pancho, acostumbrado a las broncas de la parienta, se mira atentamente en el espejo del cuarto de baño, se coloca lo mejor que puede los cuatro pelos que le quedan en la cabeza, se atusa el bigote y se echa unas gotas de colonia por detrás de las orejas, como ve que hace su mujer cuando va a salir. Entra en el cuarto de estar para decir adios a las hijas pero estas apenas si le hacen caso enzarzadas en discutir entre ellas, mientras los niños tirados por el suelo destripan los regalos que les ha traido el Papá Noel. Uno de los yernos le echa una sonrisa cómplice llevándose la copa de coñá los labios. Intenta dar un beso en la mejilla a su mujer, pero un manotazo de esta espanta su intención. " Vete, vete con esos tipos, marrano ".
Sale de casa y tras él sigue el rosario de quejas de la mujer. Llama al ascensor, que llega renqueante. " Parece que está tan viejo como yo " piensa Pancho. En un principio cruza la calle para coger el coche que está aparacado frente a casa pero se lo piensa mejor y decide caminar porque, aunque es noche de invierno, sube una brisa agradable de la orilla del mar. Las luces de neón no pueden con el brillo de las estrellas y la luna creciente preside el cielo tras su sonrisa de gajo de naranja. Camina despacio ignorando el dolor que baja de la cadera derecha a lo largo de la pierna, ha decidido que lo mejor para los dolores es pasar de ellos y se alegra de haber dejado el bastón en casa.
Sube trabajosamente la cuesta, " hay que ver que todos estos sitios los ponen en casa cristo " masculla mientras el ahogo lo hace pararse cada pocos metros. Poco a poco, con el paso de la gallina, llega hasta el local que está en lo alto de la calle.
Un neon con las letras " RICK´S " en rojo nadando sobre una burbujeante copa de champán de color azul lo atrae como un imán. Empuja la puerta acolchada y por la hoja entreabierta sale el ruido de las voces y la música. Una densa nube de humo sobrenada por encima de las cabezas y apaga las luces de colores. Palmadas a uno, saludos y apretones de mano a otros, se va abriendo paso con trabajo hasta llegar a la barra.
En contra de lo que se esperaba Pancho, esta noche hay bastante gente, no tanta como otro sábado cualquiera, pero apenas si hay un sitio libre en torno a la pista donde bailan parejas de hombres amartelados todos más o menos de su edad, casi nadie tiene menos de sesenta años, pero se les ve muy animados meneando el cuerpo al ritmo de un bolero.

" Bésame, bésame mucho,
como si fuera esta la última vez.
bésame, bésame mucho,
que tengo miedo perderte,
perderte despuéssssss......".

Pancho da dos besos a Mariano " la patata " que está tras la barra haciendo tiempo a que le toque actuar y siente que le ha dejado unos churretes de carmín sobre la mejilla. Pide un cubata y deja seis euros sobre el mostrador, toma un polvorón de la bandejita y se da la vuelta buscando algún amigo de correrias. Se le acerca un jovencito muy ceñido, pero Pancho da un quiebro y pasa de él, a estas alturas le van a sacar perras, ya te digo.... Apoyado en una columna está Jacinto, copa en ristre y pega la hebra con él. Se cuentan como ha sido la noche y su amigo confiesa que también tuvo que salir medio huido de su casa. " Cualquiera aguanta mañana a las marujas ", comenta mientras se rien los dos.
La gente sigue con el bailoteo, Pancho hace varias visitas a la barra para reponer combustible y nota como las piernas le van fallando, pero siente el corazón alegre y la cabeza chispeante. Tachan, tachan, redoble de tambores, parpadeo de luces y comienza el espectaculo. Salen las artistas, uno va de Rocío Jurado, el otro hace de Madonna, la que hace de Mónica Naranjo es la más aplaudida y finalmente sale el viejo con cuerpo juncal que imita a Antonio. Así durante una hora y pico que dura e show.
Se acaba la función pero hoy hay algo más. " Tachan, tachan, esta noche es nochebuena y mañana navidad así que para agradecer la atención de nuestra selecta clientela la direción sorteará dos jamones entre los asistentes " dice con vozarrón de macho la gentil bailarina flamenca, mientras aparta la cola de la bata con una graciosa patada.
Se apaga el ruido de las conversaciones y todos miran con atención el papelito con el número que les han dado con la consumición. " El 242 verde " grita la flamenca. " La papeleta verde, que no vale la de otros días ", recuerda. Un grito desde el mostrador del guardarropa reclama el premio. " ¿ De donde vienes tu, guapetón ? ". " De Cartagena ". " Pues si que has venido lejos " cacarea la flamenca.
" A ver sigamos, esa mano inocente...el 331 ". " 331, 331..... ¿ no lo tiene nadie ?. Venga, rápido, a ver otra manita inocente " repite entre la rechufla de todos. " El 669, ¿ quien lo tiene ? ".
Pancho ve con sorpresa que es el suyo. Da una voz y nota como Jacinto le da un empujón que lo hace entrar trastabillenado en la pista. " Toma hermoso, disfruta del jamón, me alegra que sea para uno de los fijos de la casa " dice la flamenca depositando dos sonoros besos en las mejillas de Pancho mientras el público corea con risas su comentario.
Jacinto se coñea diciendo que como le va a explicar a la parienta lo del jamón y Pancho, todavía aturdido por la sorpresa y un tanto perjudicado por los sucesivos viajes a la barra, se trabuca al responder. " Algo se me ocurrirá, en peores corridas he toreado.....". Se despiden los dos con un morreo de amigos y Pancho, tras recoger el chaquetón en el guardarropas, inicia la vuelta a su casa. " Seguro que esa mala bicha es capaz de esperarme despierta para montarme un numerito, pues la voy a dejar con las ganas ".
Bajar la cuesta es más fácil aunque lleve a rastras la bolsa con el jamón dentro. " Joder, lo que pesa ". Hace un par de paradas y lo utiliza como si fuese un bastón para descansar apoyado en él. Llega al paseo marítimo y decide hacer una parada en uno de los bancos para oir el ruido de las olas al romper sobre la playa. " La verdad es que hace una noche de puta madre, que pena tener que volver a casa ". Se da la vuelta y se fija que al otro lado de la calle hay una tienda abierta de los chinos. " Esos tíos no desncansan ni hoy " y se le enciende una lucecita. Pone una sonrisa pícara y esconde el jamón bajo el banco, cruza la calzada y entra en la tienda. Pide una botella de J.B., un paquete pan Bimbo y una navaja, paga y vuelve a su banco.
Se agacha trabajosamente y saca el jamón de donde lo has escondido y dando más de un traspiés baja con todo el cargamento por las escaleras de la playa. Deja todo apoyado en el murete y agarra una de las tumbonas que acerca hasta la orilla del mar. Hace otro viaje para recoger el jamón y las compras y se apoltrona con todo a un lado sobre la tumbona. Con tanto esfuerzo nota que tiene mucha calorina, por lo que se quita el chaquetón para sentirse más libre y lo dobla con cuidado a un lado, sin dejar de reirse entre dientes todo el rato.



NOTICIARIO T.V.LOCAL
" Esta mañana, al hacer el servicio de limpieza de la playa de L´Horta, han encontrado el cadáver de un hombre de unos 65 años de edad. Estaba caido en la arena con una mano agarrotada en el cuello de la camisa y, según comentaron a este informativo las personas que lo encontraron, tenía una rara sonrisa en los labios y a su lado encontraron una botella de whisky vacía, una navaja y los restos de un jamón que picoteaban las gaviotas. Personado el juzgado de guardia se procedió a levantar el cadáver al que se le practicará la autopsia por el médico forense "

5 comentarios:

CALAITA dijo...

hola cal buenos dias historias asi de borrachos hay muchas verdad ? pero que se encuentren en la playa a un hombre muerto seguro que el mar le regaló su belleza y por eso sonreia una muerte dulce si una persona muere con una sonrisa en la boca, feliz dia gracias muchas gracias por dejar tu huella en mi blog besitoss

cal_2 dijo...

muere feliz frente al mar porque ha estado donde queria, con la gente que era de su agrado y lejos de la famicilia oficial...Un saludo y gracias tambien a ti por dejar huella en mi blog

Carmela dijo...

Hermosa muerte.
A la orilla del mar y feliz .
Envidiable.
En realidad creo que la actitud de Pancho fue sabia.Hizo lo que realmente quería hacer .
Muy bueno!!

El oso blandito dijo...

PUES CREO QUE LO DEL JAMON ES UNA PENA....seguro que no era Navidul!!!!
jejejej gracias por regalarme estos momentos!!

Anónimo dijo...

si ya lo dice el refrán un amigo o un jamón es un amigo o un jamón y un cuñado una puta mierda muerte feliz
je je je