domingo, febrero 03, 2013

ALGUNA VEZ TE CONTE QUE....I. EL GRIS


ALGUNA VEZ TE CONTE QUE........I.

Con esta serie intento repescar aquellos escritos de los primeros tiempos de mi blog que no han disfrutado de una sola visita desde que los escribí con el ánimo de facilitar el trabajo a aquellos que se acerquen por primera vez a él, pues reconozco que pueda ser farragoso en bucear entre todas las entradas que tengo colgadas.  En principio pensé en reescribirlos, pero me pareció que de ese modo perderían toda su originalidad. Barajé varios títulos para este apartado ( segunda oportunidad, cero patatero, la repesca......) pero me decidí por este que me sugirió un ferviente lector. Gracias por ello.



EL GRIS

Este es el segundo escrito que subí a mi blog en octubre del 2005 y en el que cuento una anécdota de mis años escolares. Y aunque sea una frase manida, la verdad es que el gris nos envolvía en el día a día, aunque nosotros procurábamos buscar el azul del cielo por cualquier medio. Por cierto, la fotografía es en el patio del colegio de los Escolapios de Monforte de Lemos y yo soy el segundo empezando por la izquierda.



De siempre, el Gris es el color que asocio con mi adolescencia. Tardes grises, de tristes días grises oscilando entre el deseo y el remordimiento, siempre con el miedo presente....eso se lo debemos a Franco cuya alma está bien sepultada bajo los 1500 kilos de piedra que la cubren y a todos los curas que con sus rezos e incienso lo arroparon mientras intentaron amargar nuestra vida.

Se acerca la Cuaresma y estamos de Ejercicios Espirituales en el colegio. Una tarde gris de un febrero gris. Nos reúnen a todos los alumnos en la iglesia del colegio, una iglesia herreniana con una enorme nave central de techos muy altos, inmensamente fría y apenas sin luz. Frente a nosotros, al fondo de la escalinata del altar mayor hay un túmulo negro con una calavera encima. Delante, un Cristo chorreando sangre y cuatro hachones lloran cera a los lados. Silencio y frío. Cuchicheos de los críos y chistssss de los frailes.
De pronto, desde el coro que está al fondo de la iglesia, truena la voz del cura que dirige los ejercicios..... " Recordad a Ricardo Freixo, un niño modelo de comunión diaria, miembro de los Legionarios de María....era un niño puro y bueno pero un día Ricardito pecó con su cuerpo, manchó su alma pura donde anidaba la Santísima Virgen.
Esa noche, cuando el hermano portero atrancaba la puerta del claustro, vió que una cabra muy negra iba hacia los dormitorios de los internos. Lleno de curiosidad la siguió, subió las escaleras de piedra hasta llegar al rellano donde se abría la puerta de los dormitorios....de pronto, una nube negra rodeó al hermano Benito y sintió que perdía el conocimiento. Cuando se despertó, todos los frailes chillaban señalando la cama de Ricardito....este habia desaparecido. Del pobre Ricardito solo quedaba un intenso olor a azufre y unas pezuñas de cabra impresas a fuego sobre sus sabanas "
" Y ahora, todos a vuestras casas, para meditar sobre el infierno y el pecado ".
Esa noche seguro que no dormimos ninguno y más de uno se meó encima.

5 comentarios:

el_abad dijo...

Se me han puesto los pelos de punta , sabe usted que escribe muy bien ?

Anónimo dijo...

Pobre Ricardito... y yo que pensaba que los sacrificios humanos eran de la cultura incivilizada... ¡a que es una leyenda!... ¿pero no era que los religiosos no mienten?... en cualquier caso gracias por compartir el gris de aquellos tiempos que Igual compensa olvidarlos rápidito como la protagonista del último relato.

cal_2 dijo...

Mejor no olvidarlo porque ello da empuje para cambiar de color. Gracias anónimo-no tan anónimo lector

xaby dijo...

qué buena la foto! Está muy bien, todos bien uniformados y mirando al fotógrafo Menos mal que indicas como encontrarte, porque ... has cambiado mucho. Tu expresión se intuye a la actual, el pelo algo ondulado, no es muy negro ... y ahora sin pelo y todo blanco ... Pues el cambio me gusta, jejeje. Hay un rasgo que aun conservas, las orejas son iguales antes y ahora, en serio, no es coña.
El relato mola, no sabia que tus curas eran tan cabrones y os metían tanto miedo. Así has salido tú de rebotado, constestatario y manifestante-semanal. Lo que no sé es si también les hacíais bromas-putadas a los curas, cuenta cuenta ... espero con ganas las otras partes.
Muaks!

cal_2 dijo...

Xavi mis curas no es que fuesen más cabrones que el resto...era la tónica habitual. Y gracias por tu idea porque he aprovechado para contar mas cosas en el" Gris 2"