lunes, abril 21, 2008

Jose, ¡ va por ti ¡


Creo que el detonante fué ver a toda la serie de obispos que desde la plaza de Colón clamaban contra la degradación de la sociedad a la que nos lleva el gobierno actual. Todos juntos, envueltos en negro y púrpura, bien apiñados en el estrado arengando a las masas que se agitaban a sus piés con esas voces entre melífluas y acusadoras. Por eso, cada día brota con más fuerza un anticlirecalismo visceral dentro de mi, me produce verdadero encabronamiento físico leer las declaraciones de estos que se llaman pastores de almas y que lo único que trasladan a la gente es un odio miserable a todos los que somos diferentes a ellos, tan lejos de la misericordia y de la caridad que decían defender. Los maricones, los ateos, los socialistas, los raros y diferentes, todo aquel que se salga de la fila, esta sociedad degenerada que va de cabeza al caos y a su autrodestrucción. Fuego eterno para todos nosotros. Pero si este tarda en llegar no estaría mal otra guerra civil para que el infierno nos llegue en vida. Me enerva leer lo que dicen y, lo que es peor, han conseguido inocularme el odio contra ellos. Su radio, ese locutor que es como un saco de hiel con patas y que, cual fenómeno de feria, tiene el tubo digestivo al revés porque echa toda la mierda por la boca. Desearía que pillasen a un obispo bajándole los pantalones a un seminarista, que se descubriesen todos esos curas maricones que se quitan el alzacuellos para hacer la carrera como perros y que, en cuanto se suben al púlpito claman contr la perversión general, que soban a sus monaguillos en la sacristía antes de bramar desde el altar contra el matrimonio entre degenerados. Y abogo porque se descubran sus miserias, sus bajezas para acabar con tanta hipocresia. Y que, del mismo modo que se hizo en Austria, saliesen a la luz sus apaños en eso que tanto les preocupa, ese sexto mandamiento que es lo único que los agobia. El Papa se va a ver al pobrecito Bush y se dan todos golpes de pecho lamentando los escándalos de los curas americanos, pero de todos los muertos en Oriente gracias a la labor de las trillizas, silencio total. Ya sé que no conduce a nada, pero está bien desahogarse de vez en cuando.
Y por si faltara poco, hoy nos enteramos todos del convenito entre la Espe y Rouco para que los cures campen por sus fueros en comités de ética hospitalarios. Vamos a tener que tomarnos en serio de la apostasía, Jose...

3 comentarios:

libre albedrío dijo...

Si señor expúlsalo, que dentro hace mucho daño... recibo el escrito con alegría y me hace pensar que esto de la red es algo maravilloso para algunas ideas que se me ocurren, la pena es que todas rozan la legalidad vigente y ambos no tenemos edad, ni ganas, ni tiempo, para enredarnos con la justicia, que si no.....

Pero si podemos revelarnos y manifestar nuestra disconformidad con toda esa mierda, tengo algunos enlaces en mi Blog muy interesantes para romper cadenas con esa gran Internacional que se denomina Iglesia, un abrazo y daros por besados......

Ricardo dijo...

No creo que piense asi. Soy catolico, pero eso me hace compartir todas las ideas con la Iglesia. Esta ha necesitado a largo de los siglos gente con otra mentalidad para que fuera evoluindo. Piensa que no hay homosexuales en la Iglesia que quieren otro rostro? Pero bueno, no soy tan radical (como hay quien piense sobre los catolicos) para respectar su opinion. Gracias por su trabajo. Un abrazo

Ricardo dijo...

donde esta escrito «pero eso me hace compartir» hay que añadir un «no». gracias.